Extrañamente, ellos son la esperanza de la humanidad

Una bióloga de Harvard sostuvo que los ajolotes son la esperanza de la humanidad. Amputaciones y regeneración biológica tendrían su salto histórico.

Son anfibios mexicanos, oriundos del lago de Xochimilco en el Valle de México y -actualmente- se encuentran en peligro de extinción.

Sin embargo, en el intento fallido de cuidar su hábitat natural no se descubrió que puede ayudar a la humanidad. Hoy, rescatando una de sus cualidades más impresionantes, éstos han probado ser de los animales más valiosos para el campo de la biología regenerativa.

Con asombrosas capacidades regenerativas, que les permiten crecer nuevas extremidades a lo largo de toda su vida, los ajolotes ahora toman el foco principal del laboratorio de biología regenerativa de la Universidad de Harvard, encabezado por la Dra. Jessica Whited, para descubrir cómo es que estos anfibios regeneran sus sistemas y cómo, de alguna manera, esto podría ser logrado eventualmente en seres humanos.

Las implicaciones y límites que esto podría tener para la medicina y en cuestiones como amputaciones, pérdidas de extremidades e inclusive, dentro de mucho tiempo, regeneración de órganos, son gigantescas.

Jessica Whited sostuvo en una entrevista con Vice.com: 《Los ajolotes pueden regenerarse durante toda su vida, pero como sentimos que no logramos comprender cómo eso pasa, es una oportunidad perdida para entender cómo sus extremidades lo hacen. Cuando ves la situación del humano te das cuenta que es mucho menos “prometedor”; después de una amputación en el cuerpo del hombre, no se puede regenerar. Por fuera no podemos ver nada, pero eso no significa que no esté pasando algo por dentro, así que el humano sólo se queda con un extremidad prostética. Estas son muy buenas pero nunca perfectas y no se pueden asimilar a una parte del cuerpo natural. Entonces, lo que queremos entender es cómo sucede este proceso en las salamandras y luego retroceder para ver porqué no pasa con los mamíferos”.》


portada-gif


Fuente: vice.com


Deja un comentario