Sinónimos del sentimiento

El cuerpo se expresa de forma permanente. De formal social e individual. Las acciones del cuerpo humano son las materializaciones del sentimiento interno, es decir, el cuerpo es la representación empírica de la mente. La mente es ese aparato que controla el todo y que siente. Pero en su interior, en la cabeza… en esa cabeza también hay un verdugo.

Uno que decide quien es quien, que hacer y que no… ese es el ello. Él nos deja expresarnos o reprimirnos. El que grita o calla mordiéndose los labios en una situación de ira. El abraza o queda indiferente ante una ilusión de placer. El ello condiciona –junto al súper yo­– lo que el cuerpo hará y lo que no.

Los sentimientos se expresan de una u otra forma… en euforia o depresión… en espontaneidad o cáncer… se expresará… en un tiempo indeterminado… pero se lo hará.

Puede ser hoy, mañana o el último día de la vida. Pero lo hará. Los sentimientos son como el agua… naturalmente están destinados a circular libremente, se los puede retener en un embalse o una represa… pero tarde o temprano esta colapsara. Tarde o temprano la represa se vera superara, rebalsada… y será allí cuando los sentimientos comiencen a circular nuevamente.

La ira se disfrazará de ultraje pensando en el resentimiento que la cólera le produce. Se sentirá exasperada por la indignación de su aflicción. Un sentir de acritud lo llevara a perderse en la irritación de su animosa hostilidad.

La tristeza será congoja de su pesar. Acompañara la melancolía en su pesimismo cultivando penas y autocompasión, pero siempre abandonada en la soledad del abatimiento y la desesperación.

El temor sufrirá la ansiedad de la aprensión, el nerviosismo y la preocupación de la consternación. Se perderá en una inquieta cautela cautivada de incertidumbre, vivenciando estados de miedo y pavor, casi perdido en el terror de las penumbras.

El placer será feliz y valorara la alegría del alivio producida por su contenta dicha que le produce deleite al divertirse con su orgullo y su gratificación que le generan satisfacción. Será euforia y extravagancia provocando el éxtasis, buscando la libidinal emancipación que la llevara al estremecimiento cargado de embeleso.

El amor llegara de la mano de la simpática aceptación que le dará confianza para forjar afinidad y devoción. La adoración al borde del engreimiento le llevara a perderse en la pasión.

La sorpresa será asombro y desconcierto…provocará conmoción. Un disgusto caminara menospreciando al desprecio. Mirará con desdén al aborrecimiento y se sentirá repulsivo frente a todas las aberraciones. Será una aversión, pura aversión.

La vergüenza se profesará molestias por el disgusto y el remordimiento que la suma de la alegría y el miedo provocan. Un remordimiento lleno de culpabilidades que lo dejan al borde del arrepentimiento, lo dejan hundido en una plena humillación que mortifica su contrición.

Todos los sentimientos se expresan tarde o temprano… Ira, tristeza, temor, placer, amor, sorpresa, disgusto, vergüenza, insatisfacción, pasión, dolor, clamor, etc.… no existe una clase determinada de sentimientos… solo tipos psico-sociales para su estudio. Pero no hay sentimientos universales de tinte igualitarios. No. Cada sentimiento universal se expresa de la manera más particular en cada individuo.

Dejar libres los sentimientos no los vuelve más puros. Sentir la realidad en lugar de juzgarla a través de fríos pensamientos calculados, especulados para lograr beneficios particulares.

Sentir es necesario para mantener el equilibrio universal. Los sentimientos son energía acumulada por el cuerpo… y toda energía no se pierde… todo se transforma.

Por ello, el no expresase se conduce a generar enfermedades que terminar explayándose en la parte física del cuerpo humano.

Sentir y expresar son formas sanas de vivir el día a día. Controlar nuestro sentimientos, pero –volviendo al ejemplo del agua- encauzándolos nuevamente en el canal de la sanidad mental. Nunca encerrándolos en los embalses de la represión.


Inspirado en un homenaje a Benedetti. 01 de julio de 2007


portada-gif


Foto: ElisaRiva


 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.