Acción Cívica: mañana participe.

Se acerca un día de decisiones fundamentales en la Argentina. Veinticuatro horas donde cuarenta y cuatro millones de personas tendrán la responsabilidad moral, ética y ciudadana de incidir en el futuro de la nación.

Futuro a corto, mediano y largo plazo. Entre tanta crítica, enojo y euforia, los ciudadanos tienen la posibilidad de hacer valer su pensamiento. De demostrar aquello de lo que tanto hablan en el día a día de un modo concreto: el voto.

Ese sencillo acto -sumamente complejo- producto de una lucha histórica que esta manchada de sangre, de penurias, de actos de cobardía y heroísmo. Ese pequeño papel que -en algunos lados- se ha digitalizado, es el resultado de 200 años de historia.

Por eso la importancia del momento. Aun cuando algunos estén decepcionados y, otros, obnubilados por las ráfagas de pasión. Eso es secundario. Aquí lo realmente importa, es la democracia y su protección. La acción social. La participación del pueblo como uno de los poderes integrales de la sociedad.

Por eso, lo invito a que mañana participe. Del modo que guste. Tomando sus propias decisiones. Pero participe. Porque después su ausencia -aunque la crea minúscula- es la que produce que las decisiones que se tomen, sean erróneas.

El pueblo es el gran conductor. Un pueblo dormido, que no piensa, que no actúa, no cambia nada. Una sociedad que participa es la que realmente transforma el mundo. Y nuestro país, poco a poco, se va encaminando a una vida democrática real.

Por primera vez en nuestra historia, habrá un cuarto mandato democrático sin interrupciones. Ya sean dictatoriales, ya sean cívicas. O simplemente con renuncias.

Porque algo hay que dejar en claro: lo que hay, está ahí por el voto. Se preguntará “¿quién los voto, si yo no fui?”. Eso sucede cuando se habla sin asentar una participación cívica.  

Si no le gusta lo que hay, haga algo para cambiarlo. Un simple hecho. Una acción cargada de historia. Sea argentino. Defienda la democracia. Decida. Participe. Actué. VOTE.


¿VOS QUE PENSÁS?


Deja un comentario