Caminando junto a Quetzalcoatl

Quizás uno de los motivos sea que, con el tiempo, he aprendido a desaprehender. He reconocido esa necesidad, de dejar ir. De soltar cuando es necesario.

PDF: Caminando junto a Quetzalcoatl

Quetzalcóatlportada

Quetzalcóatl

Deja un comentario